«NO FA FALTA TINDRE BARCA PER A FER UNS CAPELLANS»

Erase de un marinero que dejó de navegar, pero nunca de soñar con su barca y con el mar.
Y si algún día lo sentia tan lejano que no se podía aguantar…
Se hacía unos capellanets y aunque no se los secaba la brisa de la mar… con su aroma en su barca felizmente se imaginaba flotar.
«Tomate Perello con capellánet a la llama y romero»
«NO FA FALTA TINDRE BARCA PER A FER UNS CAPELLANS»